vive-la-biblia-hor-color-trans.png

El verdadero amor no abusa ni lastima

«Ten misericordia de mí, Jehová; mira mi aflicción que padezco a causa de los que me aborrecen, tú que me levantas de las puertas de la muerte,» (Salmos 9.13)

Amor al atardecer

Muchos hombres y mujeres sufren cada día distintas maneras de abuso:

  • Cuando alguien quiebra la confianza y traiciona a sus amigos.

  • Cuando una persona mayor se aprovecha de la inocencia de los niños.

  • Cuando un muchacho manipula a su novia para tener relaciones sexuales.

  • Cuando una pandilla se dedica a golpear a gente indefensa.

  • Cuando un profesor hace diferencias entre sus alumnos.

  • Cuando alguien comete una violación sexual.

  • Cuando un gobernante saca ventajas de su rol para beneficiar a unos y perjudicar a otros.

  • Cuando un esposo maltrata a su esposa con insultos o golpes.

Evitemos caer en la trampa y el engaño de quienes dicen querernos pero con sus hechos demuestran lo contrario. Esas personas que se llenan los labios con promesas de amor, pero lo único que desean es aprovecharse de nosotros.

Conocer el amor de Dios y amarnos a nosotros mismos con el respeto y el cariño con que él nos trata será la mejor manera de mantenernos firmes y librarnos de cualquier tipo de abuso. Dios desea sanar el corazón de quienes hayan sufrido abuso y cambiar la vida de los que acostumbran abusar de los demás.

¡Permitamos que Jesús entre en nuestros corazones y nos ayude a vivir una vida diferente!

Sumérgete: ¡No suframos en silencio! Si alguien abusa de nosotros, hablemos del tema con nuestros familiares o con profesionales. ¡Podemos ser libres!